SÉPTIMA SEMANA

Sueno a disco rallado, lo sé… pero gracias de nuevo por la cantidad de ideas que exponéis por aquí y por el apoyo -y lo digo en serio, no como fórmula de cortesía- Como siempre noticias para esta semana hay a patadas: Otro terremoto en Turquía, la polémica de Chávez -que no Venezuela- con el Gobierno de España y su poder judicial, las elecciones en Irak con sus correspondientes atentados, el hermano del Papa reconociendo que pegaba a los chicos de su coro, los Oscars, la Liga de Campeones, la posible liberación de los cooperantes catalanes… en fin, montones y montones de cosas muy interesantes. Yo destacaría además las siguientes:

Cataluña y la nieve. Sé que es totalmente previsible, pero caray, es que se lo ponen a uno a huevo. De verdad que entiendo que las situaciones excepcionales son por definición extraordinarias y por tanto no hay costumbre de manejarlas, pero ¿es tan difícil realmente decir “es verdad, nos hemos equivocado?” Yo no sé, pero creo que nuestros gobernantes ganarían más de lo que creen si se mostraran como humanos normales que son capaces de gestionar lo público con eficiencia, pero que pueden verse sobrepasados por las circunstancias como todo el mundo; que fallan y que hacen propósito de enmienda, porque por mucho que quieran justificarse no encuentro lógica al hecho de que una nevada en España tenga sin luz en sus casas a 50.000 personas dos días después… quiero decir que fue mucha nieve, claro, pero no estamos hablando de un terremoto, de un tsunami o de un volcán descontrolado. Los que creáis en Dios deberíais darle las gracias de que en España no se prodiguen las grandes desastres naturales, porque viendo lo que la nieve hace en Madrid y Cataluña, miedo me da pensar qué pasaría…

Hay una noticia de esta semana que considero muy importante. Estados Unidos condena los nuevos planes de asentamientos judios de Israel. El tema palestino-israelí es mucho más complicado de lo que yo pueda llegar a entender, tiene muchas aristas, puntos de vista, consideraciones y todo eso. Yo sólo sé dos cosas. Una: que inventar el término “asesinato selectivo” es profundamente aberrante, porque -aún estando en contra de la pena de muerte- podría entender que se capture a un presunto -siempre presunto- terrorista, se le juzgue con garantías y se le condene si es el caso a lo que la legislación de cada país considere correcto. Si la pena es la capital, me parece una salvajada, me opongo, pero entiendo que al menos existe un marco en el que uno puede jugar a exponer sus ideas y criterios. Pero ¿coger un helicoptero y disparar un misil a coche en el que crees que hay alguien a quien persigues -con sus acompañantes, claro- en una carretera en la que hay gente? Me van a disculpar, pero eso es injustificable y me da igual los argumentos que se quieran poner sobre la mesa, dicho finamente está mal. Y dos: Estados Unidos normalmente hace oídos sordos a las quejas referentes al abuso de la fuerza de Israel sobre los palestinos… pero esta vez al menos dice bien clarito que no está deacuerdo con los planes de asentamientos judios. Lógicamente esto no quiere decir que Israel no los vaya a llevar a cabo, pero al menos es un pequeño cambio en la política estadounidense que yo saludo con agrado, porque un país aliado es eso, aliado, no infalible y la mejor manera para que alguien cambie su actitud suele ser cuando tus amigos te dicen que no estás haciendo bien…

Pero la noticia que más me ha afectado esta semana es la matanza de pastores que ha tenido lugar en Nigeria… me parte el corazón. Supongo que ahí debe de existir algo que desconozco, algunas rencillas tribales o algo por el estilo, porque si bien lo que ha ocurrido es absolutamente deleznable en si, si además la única causa es la religión, me atrevo a decir que la situación es aún peor si cabe. No sólo es un completo contrasentido matar por Dios -llámenlo como quieran- ya que Él predica amor y se proclama el padre de todos -¿qué padre desearía el asesinato de sus propios hijos a manos de sus hermanos?- Si no que, por demás, esas religiones que se enfrentan en Nigeria ¡Ni tan siquiera son las suyas! fueran impuestas no hace demasiado por los invasores de fuera -europeos y árabes- De modo que al final se cometen las atrocidades más abyectas en el nombre de un Dios que fue usado como instrumento de sumisión para tu propio pueblo y como justificación para la exclavitud… es tan triste…

Y mientras tanto seguimos talando la Amazonia y enviando millones de toneladas de CO2 al ambiente. Pero hay esperanza amigos ¡Fernando Alonso puede ganar este año el Mundial de F-1!

PAZ

CHOJIN

PD.- Aznar justifica su “peineta”… supongo entonces que lo volverá a hacer.